Residuos orgánicos

Gran parte de los residuos que generamos en el hogar es material orgánico. Hablamos de frutas, verduras y restos de comida que son biodegradables y suelen descomponerse fácilmente. Tendemos a pensar que al ser productos naturales no son productos perjudiciales para el medio ambiente, pero como veremos en este artículo, reciclar residuos orgánicos es una parte fundamental en nuestra lucha por un planeta sostenible.

Reciclar residuos orgánicos

¿Qué son residuos orgánicos e inorgánicos?

Los residuos orgánicos son residuos biodegradables que tienen su origen en el mundo animal o vegetal y son susceptibles de degradarse biológicamente. La basura orgánica se compone mayoritariamente de restos de comida y plantas que se producimos diariamente en nuestro hogar y establecimientos comerciales.

Los residuos inorgánicos son los que por su composición química tienen una descomposición muy lenta. Algunos de estos residuos tienen origen natural pero no quiere decir que sean biodegradables. Se suelen reciclar a través de procesos mecánicos, como los vidrios, latas, plásticos o gomas. En algunos casos, no es posible su reciclaje o pueden llegar a ser muy perjudiciales para el medio ambiente como las pilas o baterías.

Ejemplos de residuos orgánicos

Entre la basura orgánica podemos encontrar sobras de comida, pieles de frutas y verduras, restos de pescado, huesos y trozos de carne o animales, servilletas o manteles de papel con restos de alimentos, granos de café, palillos, tapones de corcho, hojas y restos de plantas del jardín o terraza, cáscaras o bolsitas de infusiones entre otros muchos.

Ejemplos de residuos inorgánicos

Entre la basura inorgánica encontramos bolsas de plástico, latas de conservas, botellas de vidrio, pilas, baterías de teléfonos y ordenadores, bolsas de nailon, envases de plástico, metales, productos químicos, juguetes, calzado, cuero, cartuchos de impresora, radiografías, chatarra y otros muchos materiales de consumo habitual.

¿Dónde reciclar los residuos orgánicos?

El proceso de reciclaje de residuos orgánicos se inicia en el contenedor marrón. Este será el segundo paso después de separar correctamente la basura orgánica en casa. El contenedor marrón es ideal para este tipo de residuo ya que para descomponer correctamente la materia orgánica se tiene que desechar en un lugar seco, donde no entre luz y no se interrumpa su ciclo natural de descomposición. De esta manera también se evitan los malos olores que suelen ser habituales en los desechos orgánicos.

La recogida de residuos se lleva a cabo diariamente por parte del ayuntamiento o organismo competente. Los desechos se trasladan a una planta de gestión de residuos donde se llevara a cabo el proceso de reciclaje.

¿Qué se puede tirar en el contenedor marrón?

Ya hemos mencionado anteriormente las diferencias entre basura orgánica y basura no orgánica, así que depositaremos en el contenedor marrón aquellos residuos que se hayan cultivado o crecido en un ambiente natural, libres de materiales químicos como:

  • Pieles de frutas y verduras.
  • Restos y huesos de animales.
  • Excrementos de animales.
  • Cenizas y restos de café.
  • Pétalos y ramas de plantas.
  • Servilletas de papel con restos de alimentos.
  • Fibras vegetales.

¿Qué no se puede tirar en el contenedor marrón?

En ningún caso deberíamos depositar en el contenedor marrón materiales inorgánicos que puedan dañar el proceso de descomposición del mismo. Si creemos que un producto lleva un proceso de fabricación con materiales químicos y no procedentes de la naturaleza se debe depositar en el contenedor adecuado para ello.

Por normal general, nuestros residuos inorgánicos estarán compuestos de papel y cartón, metales, envases de plástico, botellas de vidrio y elementos sanitarios o productos de higiene personal como las toallas higiénicas, pañales, algodones, trapos, etcétera.

Manualidades para reciclar residuos orgánicos

Que hablemos de desechos biodegradables no quiere decir que no podamos darles un segundo uso. Las frutas, verduras tienen mucho recorrido para hacer manualidades originales con ellas. Son ideas divertidas que puedes hacer en casa y con tus hijos para que aprendan la cultura del reciclaje y la vida sostenible. A continuación te dejamos unas cuantas ideas para reutilizar tus residuos orgánicos. 

¿Como reciclar residuos orgánicos en casa?

Para reciclar residuos orgánicos en casa solo necesitaremos un cubo de reciclaje adecuado para ello. Nos aseguraremos que en este contenedor solo se depositen los elementos que hemos mencionado anteriormente y, una vez lleno, depositaremos toda la materia orgánica recogida en el contenedor marrón. El cubo de basura orgánica no debe ser de gran tamaño, ya que los restos de fruta, pescado o carne que depositaremos en él no suelen ocupar un gran espacio. 

Si vivimos en un ambiente rural, es muy recomendable colocar este contenedor fuera de la vivienda, asegurándonos de que está bien sellado para que no entren animales o materiales externos. Entonces podremos aplicar el vermicompostaje doméstico para conseguir abono casero de buen calidad. Este compost es ideal para las plantas de nuestro jardín o terraza y es 100% natural. Es una manera muy eficiente de reducir la generación de residuos, eliminando casi por completo y reutilanzdo nuestros propios residuos orgánicos.

¿Cómo hacer abono casero para plantas?

Compost casero

Para hacer compost casero con desechos orgánicos lo primero que debemos hacer es colocar una vermicompostadora casera. Podemos colocarla en el exterior, en el patio, terraza o balcón. No recomendamos colocarla en el interior del domicilio aunque es posible hacerlo si tienes un lugar adecuado. 

Nos aseguraremos de que el contenedor de compost esté en un lugar con sombra, humedo y que quede protegido de las heladas. Normalmente la vermicompostadora ya viene con un sustrato adecuado pero podemos aplicarle uno mezclando tierra de huerto y estiércol de oveja o caballo fermentado. Lo dejaremos reposar unos 15 días hasta que quede de un color marrón oscuro y libre de malos olores. En la parte inferior de la compostadora colocaremos un papel o cartón y encima el sustrato. Luego añadiremos lombrices rojas y por último una capa de residuos orgánicos de nuestra casa o jardín. 

Después de una o dos semanas, las lombrices habrán consumido el sustrato, quedando este sin alimentos y en pequeños grumos. Esto será un síntoma de que ya no queda alimento en él. Entonces las lombrices irán subiendo hasta los residuos superiores para obtener el alimento necesario. De esta manera, el compost de la parte inferior quedará libre de lombrices y ya está preparado para extraerse. A su vez las lombrices produciran un líquido llamado lixiviado, que quedará en la parte inferior de la compostadora. Este líquido es un abono excelente para las plantas.

 

¿Como hacer energía a partir de residuos orgánicos?

Con el avance de la tecnología se han desarrollado nuevas formas de aprovechamiento de residuos así como de obtención de energía. La tecnología biogás elimina los residuos biodegradables mendiante un proceso de falta de oxígeno, generando así energía renovable más conocida como biogás. Esta energía se puede utilizar para producir electricidad y calor. Esta tecnología ya está implantada en muchos países para estabilizar el almacenaje de desechos orgánicos y darles un segundo uso. 

El tratamiento de residuos orgánicos es sencillo, primero se reciben los desechos de una explotación agrícola o ganadera y se encierran en un depósito pare evitar la entrada de oxígeno. Gracias a la aparición de bacterias, se produce un gas rico en metano. Este gas se extrae del depósito y se limpia de impurezas para que se utilice en la obtención de energía y se incorpore a la red eléctrica. 

Con este proceso de materia orgánica también se obtiene un abono orgánico de gran calidad, más conocido como compost. Este abono se utiliza en el sector agrícola y en negocios de jardineria. Para producir este compost, solo se pueden aprochear aquellos residuos que se hayan separado correctamente en nuestro hogares y depositados en el contenedor marrón. Los restos de fruta y verdura que hayan ido al contenedor gris no serán aptos ya que pueden estar contaminados con elementos químicos y solo servirán para obras públicas o otros procesos energéticos menos eficientes. 

Es por ello que un simple gesto, como el de usar un contenedor u otro en nuestra casa, repercute en muchos ámbitos de la sociedad y en el medio ambiente.  

Residuos orgánicos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario